Armar a la población como respuesta al terrorismo

Hace menos de una semana me introduje en un debate que se gestaba en la red profesional de Linkedin, red profesional en donde deberían estar todos aquellos que se consideren verdaderos profesionales en su sector, si no les gusta ésta en particular al menos en otra equivalente.

Recuerden, la reputación en internet es tan importante como la física.

Mediante un post, uno de mis contactos en la red comentaba que la población civil debería poder tener derecho a llevar armas al más puro estilo norteamericano. Recordemos que en los Estados Unidos el derecho a tener armas y utilizarlas es un derecho constitucional (famosa segunda enmienda de la constitución estadounidense).

Mi contacto escribía esa opinión haciendo referencia al reciente atentado de Londres en donde falleció el español Don Ignacio Echeverría y lo relacionaba directamente con los “Bobby” (policía inglesa) que por norma no van armados.

¿Puede ser eficiente una policía encargada de la seguridad ciudadana sin estar armada? ¿Está preparada la policía británica para proteger a su población frente a ataques de lobos solitarios o grupos de índole yihadista?

La respuesta a la primera pregunta la encontró mi contacto, NO es posible. Pero en vez de armar a los Bobbys, opto por proponer y defender la universalización de las armas.

Yo no estoy de acuerdo en importar por poco que sea un modelo, el americano, que considero un fracaso absoluto en términos de % de víctimas en asaltos a universidades y colegios, por poner unos ejemplos de los daños colaterales de acercar las armas de fuego a la población civil. Además, creo poco razonable comparar las sociedades americana y española, tan diferentes en sus valores e historia.

El debate se fue modulando y se introdujeron otros ejemplos de países en donde los ciudadanos tienen armas en sus casas, por ejemplo, Suiza.

Pero bajo mi punto de vista, tampoco es un buen ejemplo, Suiza, efectivamente es un país armado y en contra de la opinión pública española, cuenta con ejército, incluso realiza misiones oficiales.

En la confederación helvética hay aproximadamente 46 armas por cada cien habitantes (según Small Arms Survey), y el adiestramiento militar es obligatorio.

En España nadie puede poseer armas de fuego sin autorización de los órganos administrativos competentes, autorización expedida mediante la posesión de las licencias A, B, C, D, E, F, según la tipología de las armas y la actividad del titular.

Al final el debate concluyó sin un acuerdo entre los partícipes en relación al uso civil generalizado de las armas, por el contrario, si hubo opiniones coincidentes en armar a los vigilantes de seguridad, para convertirlos en profesionales más operativos al dar respuesta a ataques terroristas como los de Londres, teniendo en cuenta que la seguridad privada está en muchas infraestructuras criticas como Renfe, aeropuertos, puertos, hospitales y centros urbanos relevantes como son los centros comerciales.

Por experiencia propia puedo afirmar que una de las consecuencias de la crisis económica fue el depósito “masivo” de licencias C (la que utilizan los profesionales de la seguridad privada) por cuestiones económicas no operativas.

Ahora más que nunca todos los profesionales de la seguridad ciudadana, pública y privada deben de tener todas sus herramientas posibles al alcance para poder hacer su trabajo de la mejor manera y proteger, socorrer y ayudar al ciudadano cuando este lo necesite.

¿Estás de acuerdo con el modelo norteamericano señalado aquí?

¿Cuál es la mejor solución desde tu punto de vista para protegerse del terrorismo?

Visita las formaciones del área de Seguridad de Aucal Business School

Acerca del autor…

Daniel Saavedra 

Director y Jefe de Seguridad (TIP: 13.022 y 6.708)

info@saavedra.catwww.saavedra.cat 

https://es.linkedin.com/in/danisaavedra

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

2 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con que los profesionales de seguridad privada portasen armas ya que estan preparados para ello y no causaria mas alarma social que ver a un policia armado,cierto es que el arma reglamentaria ya se ha quedado un tanto obsoleta y deberia de ser sustituida por un arma mas opertiva,en ciertos lugares seria aconsejable portar armas no letales tipo electricas,con camara incorporada o escopetas con bolas de goma o gel pimienta con gran poder de detencion,asi mismo deberian de portar spray de pimienta a la vista.

    1. Sr/Sra Vidal, en nombre del equipo del blog de seguridad, muchísimas gracias por leernos y compartir sus opiniones con nosotros.

      Comentarle que en ciertos servicios como el de Rodalies de Catalunya – Renfe, en Barcelona, los empleados de Prosegur recibieron hace años la autorización para portar sprays de defensa homologados. Esta medida pretendía dotar a los vigilantes de seguridad de mas herramientas, como usted dice, no letales, para poder afrontar las situaciones conflictivas propias del transporte publico.

      La idea de incorporar camaras a la uniformidad me parece muy novedosa para el sector privado. Aunque podríamos considerar, que, sin duda conllevaría un plus de profesionalidad y seguridad hacia los profesionales del sector. Sobre este aspecto, pienso que el principal problema para la implantación de camaras en los uniformes de los vigilantes de seguridad es el coste económico, obviando la falta de interés de la patronal y los sindicatos mayoritarios para dignificar al sector.

      Seguramente usted ya estará al corriente pero en los “Mossos d’Esquadra” (la policía integral de Cataluña) hace tiempo que tienen el debate sobre si es adecuado incorporar estos dispositivos a su unidad de brigada móvil, los popularmente conocidos como Brimo o antidisturbios. Así mismo la policía local de Sant Adrià del Besos, un municipio limítrofe de Barcelona, anunció a principios de mes que incorporaría dispositivos de videovigilancia en sus uniformes.

      Posiblemente esta medida se extenderá poco a poco entre los diferentes cuerpos de seguridad públicos.

      Por ultimo y nuevamente, muchas gracias por leernos.

      Un saludo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

dieciocho + dieciocho =