Seguridad en el transporte público

Seguridad en el transporte público

 

Cada día estamos más expuestos a diversas situaciones de inseguridad que se suceden en los lugares públicos, sobre todo, cuando se concentra un gran número de personas. Algunos de los lugares que pueden llegar a ser inseguros son las estaciones de transporte público e, incluso, el propio medio de transporte.

 

Si bien es cierto que, ante el ritmo de vida actual, muchas personas no pueden evitar tomar el transporte público a diario, hay algunas pautas que se pueden seguir para hacer que este hábito sea lo más seguro posible.

  • Antes de nada, es necesario saber qué ruta se ha de seguir, en qué estación o parada hay que coger el medio de transporte del que se trate y en cuál se ha de bajar. Tener todo ello claro evitará despistes que pueden llevar a la persona a una situación de riesgo.
  • Es recomendable llevar el dinero necesario para pagar el billete y, siempre que sea posible, tener a mano la cantidad justa. Asimismo, hay que evitar dejar el dinero o la cartera a la vista ya que ello puede llamar la atención de los delincuentes. Si se lleva mochila, hay que colocarla por delante, sin perderla nunca de vista.
  • Tampoco es recomendable lucir joyas u objetos ostentos a diario puesto que, si alguien observa regularmente, podrá saber fácilmente cómo atacar los puntos débiles de la persona para robarle esos artículos de valor.
  • Cuando se viaja en autobús o metro, lo mejor es colocarse cerca de las puertas o salidas de emergencia y también de las palancas de emergencia. Además, es mejor alejarse hacia un lugar más despejado del medio de transporte si en una zona del mismo se concentra una gran cantidad de viajeros. Hay que recordar que el, en el metro, el vagón del maquinista será siempre el menos frecuentado por carteristas.
  • Hay que estar siempre alerta. Sobre todo, si se observan actitudes sospechosas de alguno de los viajeros o si la persona se queda sola en el transporte. Lo mejor es no distraerse en ningún momento para evitar potenciales actos delictivos.
  • En la estación de metro, es mejor esperar cerca de la pared a que llegue el tren. Nunca hay que quedarse parado junto al andén ya que se podría sufrir un vahído o un empujón. Además, hay que esperar a que tanto el metro como el autobús estén completamente parados para subirse en ellos.
  • Los interfonos de seguridad y los frenos de emergencia están colocados para que se utilicen si se percibe cualquier sentimiento de inseguridad. Si se cree que es necesario porque se está en peligro, hay que servirse de ellos.
  • Si se viaja acompañado o manteniendo una conversación telefónica, hay que tener cuidado con los temas de los que se habla y el volumen de voz en el que se hace. No hay que olvidar que las paredes tienen oídos y el resto de viajeros, también. Ser discreto siempre será la mejor opción.

 

Hay muchas ocasiones en las que no se puede evitar tener que desplazarse en transporte público, pero tener en cuenta todos estos aspectos a la hora de hacerlo ayudará  a viajar con mayor seguridad y a sufrir menos riesgos.

 

*Aucal Business School oferta el máster en Seguridad Privada, una formación de 9 meses de duración en modalidad online en la que el alumno obtendrá los conocimientos necesarios para desarrollar su labor profesional en empresas de seguridad privada, museos o centros penitenciarios, entre otros lugares.

 

¿Tienes los sentidos alerta cuando viajas en transporte público?

¿Alguna vez has sufrido algún riesgo en uno de estos viajes?

 

Más información

Consejos de seguridad en el transporte público

Metro de Granada traslada a Maracena su campaña de seguridad vial ‘Tu Metro en Pruebas’

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

7 − seis =